Sobre Nosotros

NUESTRA HISTORIA

La sensibilidad social, y la preocupación sobre la educación como motor principal del futuro del país, hicieron que Roberto Michelsen Lombana creara la Fundación Carlos Michelsen y Antonia de Michelsen. Para 1970 su hermana, Cecilia Michelsen de Marchi, creó otra fundación en su honor, la Fundación Roberto Michelsen Lombana.

Hoy, las dos fundaciones trabajan de manera mancomunada con el mismo objetivo: “Ayudar a la educación en todos sus grados de primaria, secundaria y profesional, a jóvenes colombianos que, por su aplicación, idoneidad, condiciones morales y carencia de recursos, se hagan acreedores a la adjudicación de becas en establecimientos docentes de reconocida competencia que funcionen en el país o en el exterior en casos especiales y por excepción”.

En estos 60 años de constante trabajo por los jóvenes colombianos y su educación, se han otorgado cientos de becas, tanto en los mejores colegios como en las universidades más prestigiosas del país, superando los mil millones de pesos invertidos en educación.

En 1993 se amplió la posibilidad de ayuda, no sólo otorgando becas sino créditos educativos con tasas de interés decididamente inferiores a las que se encuentran en la mayor parte del sector financiero. Los excedentes operativos de estos créditos son reinvertidos en la Fundación para otorgar nuevas becas, nuevas oportunidades de educación para los colombianos.

La dirección de las Fundaciones reside en una Junta Administradora que está compuesta por miembros de la familia Michelsen, delegados del gobierno y de la Iglesia católica.

NUESTRA META

Continuar año a año creciendo en posibilidades para ayudar cada vez a más estudiantes capaces y de pocos recursos, con el firme convencimiento de que educar a más colombianos inteligentes y decididos, es la base para tener un mejor país. Trabajamos decididamente para dar créditos educativos a más estudiantes y para lograr aumentar el número y la calidad de los estudiantes becados.

NUESTRA DIRECCIÓN

Como fue señalado por nuestros fundadores, la labor de las Fundaciones Michelsen se desarrolla en la ciudad de Bogotá y apoyamos estudiantes de todos los niveles, desde la primaria hasta el posgrado, en establecimientos educativos de la misma ciudad.

Funcionamos con una estructura muy pequeña, ágil y eficiente: administrativamente somos un equipo ejecutivo de trabajo con un claro sentido de servicio y altruismo que reporta directamente a la Junta Administradora.